Fisioterapeuta

Laura Plaja 669 730 221

CONSEJO FISIOTERAPEUTA CTLL

U na de las lesiones mas frecuentes de extremidad superior en nuestro deporte, es el codo de tenista. Resultado de un ESFUERZO excesivo o repetitivo sobre los tendones extensores del antebrazo. En particular los del musculo extensor corto del brazo. Es mas frecuente en el jugador amateur, la lesión suele ser el resultado de un revés con mala técnica o de un potente smash o servicio. Esta afección, también puede ser debida al uso constante del ratón y el teclado.

CAUSA

La parte del músculo que se fija a un hueso se denomina tendón. Algunos de los músculos en el antebrazo se fijan al hueso por la parte externa del codo. Cuando se usan estos músculos una y otra vez, se desarrollan pequeños desgarres en el tendón. Con el tiempo, esto lleva a que se presente irritación y dolor donde el tendón se fija al hueso.

SÍNTOMAS

D

olor de codo que empeora con el paso del tiempo, dolor que se irradia desde la parte externa del codo hacia el antebrazo y dorso de la mano al sujetar o torcer algo y un agarre débil. El tratamiento no quirúrgico tiene tres componentes principales: protección, disminución de la inflamación, y fortalecimiento de los músculos y tendones. Esta es la parte dónde pueden participar siguiendo estas pequeñas pautas.

Para disminuir la inflamación de los tendones:

 

Hielo y masaje de fricción: Se puede usar para disminuir la inflamación y promover la cicatrización de los tendones inflamados. El hielo provoca la constricción de los vasos de superficie; la fricción los dilata. Para el masaje de fricción, use las yemas del los dedos pulgar o índice. Frótese sobre el área dolorosa. Comenzar con una ligera presión y poco a poco ir aumentando hasta aplicar una presión firme. Continuar el masaje durante 3-5 minutos. Alternar el hielo y el masaje, siempre terminando con la aplicación de hielo de forma que el área afecta no se quede inflamada. Repetir 2 ó 3 veces al día.

El tercer componente del tratamiento no quirúrgico consiste en estiramientos y ejercicios de potenciación de los músculos y tendones afectos. Comience con los ejercicios una vez que haya permanecido sin dolor durante algunos días. Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento son necesarios para una rehabilitación apropiada. El estiramiento de los músculos flexores y extensores del antebrazo como se describirá contribuirán a prevenir el desequilibrio muscular.

 

Necesitas más información?

Si tienes alguna duda, contacta con nosotros.